Mi Vestido de Prom

Con Papi en el día de mi prom... Mayo de 1992

Con Papi en el día de mi prom... Mayo de 1992

Mi clase Spartan's '92 está al cumplir 25 años de graduada! Como es de costumbre, en los tiempos de graduaciones, me pongo un poco melancólica y me emociono con todo el se gradúa pues recuerdo lo que fue para mí ese día.  Eramos una clase de casi 100 estudiantes, muchos de ellos habían estudiado juntos desde Kinder.  Ese no era mi caso pues estudié en tres escuelas antes de llegar a la Academia Inmaculada Concepción, de donde me gradué (eso es material para otro post, lol!).  Fui parte de la avalancha de estudiantes que entraba a la Inmaculada en el décimo grado, procedentes del Colegio del Carmen (un colegio que sólo llegaba hasta noveno grado).  No me quejo, pues rápido hice amistades, cosa que le atribuyo a las "técnicas para hacer amigos" heredadas de mi querido padre.  Pronto las que no me soportaban porque hasta el año anterior éramos rivales en equipos de volleyball, se convirtieron en grandes amigas, que al sol de hoy todavía lo son.

Como algunos saben, coso desde los ocho años, destreza que fue creciendo gracias a mis padres, que en lugar de llevarme a una boutique a comprarme un vestido para fiestas, me llevaban a comprar telas y patrones para yo misma hacerlo.  Mi vestido de Senior Prom no fue la excepción.  Luego de buscar por todo Mayaguez y pueblos limítrofes, terminamos en el Viejo San Juan.  Es esos tiempos las tiendas El Imperio y Almacenes Fernández dominaban la escena de la alta costura en San Juan.  Almacenes Fernández vendía las más finas telas y accesorios para costura.  Allí conseguí un raso azul claro, materiales y aplicaciones doradas para complementar mi traje.  Era un modelo de los Patrones Vogue, categoría avanzado ( o sea, sólo para valientes), compuesto de un vestido corto y una sobre falda larga. Moda que en años recientes a regresado, comprobando nuevamente que todo en la moda vuelve. Pasé unos cuantos meses dedicándole los fines de semana a este proyecto. El corpiño tenía tabletas tanto al frente como en la espalda.  En estos días lo vi con detalle y me sorprendí.  Sí, parece una locura pero aún lo conservo. Tenía excelentes terminaciones: ballena o varilla para dar soporte, armor en la falda larga y corpiño, completamente forrado y con ruedos impecables.  Me sentí sumamente orgullosa pues era la evidencia de lo que yo era capaz a mis diecisiete años!  Son metas a corto plazo, que se deben disfrutar.  

La fiesta fue en el antiguo Casino de Mayaguez, no hubiese pensado en mejor lugar para ella.  Su majestuosidad hizo de la actividad una perfecta.  Aun recuerdo a uno mis profesores preferidos, José William Pabón, cuando llamó uno a uno  mientras las chicas desfilaban con sus padres y los chicos con sus madres.  Cuando me tocó a mí iba súper nerviosa, y por poco me muero de la vergüenza cuando el profesor, luego de mencionar mis logros académicos, dijo al público que yo misma me había confeccionado el vestido.

Para los que se están graduando ahora, atesoren los momentos de la escuela superior. Seleccionen amistades que crezcan con los años y disfruten la fiesta hasta el amanecer! Al ver las fotos ese día me río del peinado, de lo insegura que me veía y de ser precisamente la chica más flaca de la clase.  Pero mi hijo me hizo el día ayer cuando le mostré la foto con mi vestido de prom mientras desfilaba, le pregunté: "Alexander, sabes quién es esa?" y él muy inocente me contestó: "Marilyn Monroe?" Qué más puedo pedir, antes ahora y siempre, más gordita o más flaquita, con melena o sin melena, me siento como Marilyn Monroe!

#veranodel82 

Si te gustó mi artículo te agradeceré que lo compartas y comentes aquí en mi blog :0)

XOXO,

--- tommie