Mi Disfraz Preferido

El día de Halloween es uno que me trae lindos recuerdos.  Más que el “Día de las Brujas”, era un día para divertirme y por supuesto, comer dulces hasta más no poder junto a mi familia y vecinitos.  De ahí nace mi debilidad por los “kisses”.  Me crié en una calle sin salida, la Yunque de Alturas de Mayagüez.  Los mejores vecinos, gente buena de verdad.  La gran mayoría de los cuales aun viven en las mismas casas al sol de hoy y me saludan con gran entusiasmo cuando me doy la vueltita. Cuando mami estaba embarazada de mí, en esa pequeña calle habían siete embarazadas! Eran los matrimonios jóvenes que acababan de comprar su casita en una recién inaugurada urbanización.  Esa misma urbanización ya tiene más de cuarenta años.  ¡Como pasa el tiempo! Pero los recuerdos permanecen.. sobre todo los buenos. 
 

El patrón original usado para mi disfraz!

El patrón original usado para mi disfraz!


Al ser tantos niños de edades similares, salir de “Trick or Treat” en Halloween era súper divertido.  Papi era de los papás cool que junto a un grupo de vecinos nos acompañaban de casa en casa.  Le encantaba disfrazarse y ese día improvisaba un disfraz para él con una careta y lo que encontrara en casa.  Disfrutaba asustándonos.  Los tiempos en que todos nos conocíamos y no había que preocuparse por revisar los dulces ni por que nadie nos hiciera daño.  Nos daban todo tipo de dulces: paletas, chicles, kisses, snickers, excepto una viejita que nos daba pesetas... esa era la primera casa a la que íbamos :0)  Tuve muchos disfraces, no me puedo quejar ya que no era tan fácil conseguirlos como ahora.  No había Party City,  ni mucho menos Amazon o Ebaypara comprarlos por internet. Pero sí existía el deseo de disfrutar en familia ese día.  En ocasiones los comprábamos en los desaparecidos farmacias Moscoso en el Town Center, o en Barkers, antes de que Walgreens se convirtiera en nuestro “resuélvelo todo”. 
 
Pero el disfraz que nunca olvidaré fue uno de varios que me confeccionó mi mamá.  Déjenme aclarar algo, mami no era una experta cosiendo, y mucho menos le sobraba el tiempo.  No se todavía cómo lo hacía pero creo que heredé la habilidad de “multi-tasking” de ella.  El año era el 1982, tenía ocho años y mi hermano diez.  La fiebre de Star Wars estaba en su apogeo, y teniendo un hermano dos años mayor, definitivamente estaba al día con la película del momento.  Me encantaba la Princesa Leia y a mi hermano Darth Vader, por lo que mami hizo que se hacía en esos tiempos: Fue a una de las muchas tiendas de telas que lamentablemente ya no quedan en Mayaguez: Fumero, La Tijera o El Sótano de las Telas y buscó en los libros de patrones gigantescos sobre los archivos de patrones comerciales. Consiguió el patrón perfecto: el #7772 de Mc Call’s.  Tenía el combo: los patrones de Joda, Jawa, Darth Vader y por supuesto, la Princesa Leia.  Compró las telas y materiales y manos a la obra.  Ese Halloween fue espectacular, mi hermano con su capa negra y cubrebotas del malvado Darth Vader, y yo me creía toda una princesa.  En aquel entonces, tenía el pelo largo, hasta la cintura.  Me hicieron las dos trenzas que siempre me hacían, pero las envolvieron en dos cebollitas.  La misma princesa Leia!

El diseño y confección es parte integral de mi vida, no sólo soy diseñadora sino que educo a otros a serlo, lo que me da gran satisfacción.  Pienso que de nada te sirve saber algo, si no lo enseñas a otros.  Al sol de hoy disfruto confeccionarle a mi hijo de nueve años sus disfraces y este año la aventura se repitió y la abuela nos acompañó.  Fuimos a buscar telas y materiales para el disfraz de Ash, el chico de Pokemón.  Les cuento que pasamos todo el día de tienda en tienda pues en un lugar conseguimos la tela, en otro el zipper, en otro los zapatos, la gorra... El estaba tan emocionado, y más aun cuando vio el producto final, su tan añorado disfraz.  Pero al final del día la historia se resume en lo siguiente:
 
-Padres: ¿Saben “Perder el tiempo” con sus hijos? Es una de las cosas más importantes que pueden hacer todos los días.
                                                                             -Papa Francisco
 
Espero vivir muchos años más para disfrutar de esta y otras aventuras junto a mi chico, y dentro de unos añitos más con mis nietos...
 

Si te gustó mi artículo te agradeceré que lo compartas y comentes aquí en mi blog :0)

XOXO,

--- tommie